exposición
Identité
Anxo Baranga, Benxamín Álvarez, Cruz Rivacoba, David Tarancón, Joan Pallarés, José Antonio Troya, Manuel Ruz, Marc Vilallonga, Ramon Suau, Xesco Mercé
del 29 de agosto al 21 de septiembre de 2008
 

"Si algún día crees saber, al fín, quien eres,
no es necesario que vendas el espejo"

Tom Waits

La identidad puede hallarse en el perfume levemente acético de las viejas fotografías, en el bufido de trombón que emite la piel de un diván, en el sabor seco del trago de saliva que precede a los primeros compases de un himno, en el horizonte oceánico que se vislumbra a través del cuello de una botella o en la humedad volátil de agua de colonia del pelo de un niño recién peinado.

La identidad puede buscarse en el frescor de la celda de un convento o en el calor sofocante de un estadio. Puede encontrarse en el olor familiar del incienso o en el aroma exótico del sándalo. Puede perderse en el susurro de un dedo sobre la página de un libro o en el fragor de una ciudad que ya ha despertado. Puede recobrarse en el toque de sal del caldo de una madre o en el gusto dulzón de un cigarrillo compartido. O, incluso, puede reinventarse en la fosforescencia irisada de la niebla que envuelve el camino, o en el gris de cemento del dibujo que garabatea nuestro lápiz.

La identidad es tan seria como la impostura y tan transcendente como el anonimato.

Cinco sentidos no bastan para encontrar el sentido a todo este asunto.